La impermeabilización de naves industriales busca impedir la entrada de agua y las goteras así como evitar desprendimientos de la cubierta. Es una opción muy beneficiosa para la seguridad de las naves industriales.

En qué consiste la impermeabilización de naves industriales

El objetivo principal de la impermeabilización de naves industriales es reducir o eliminar la porosidad del material en cuestión mediante el uso de un impermeabilizante. Este se ocupa de llenar las posibles filtraciones y aislar la humedad de todo el espacio. Si se buscan impermeabilizantes naturales un ejemplo muy efectivo es el aceite de ricino.

Cuando la cubierta de la nave industrial a impermeabilizar es en láminas, normalmente se utiliza un sistema auto-adherible. Como son láminas, únicamente se realiza el procedimiento sobre las uniones, los traslapes, las grietas y la tornillería, además de donde se pueda requerir.

¿Qué es el sistema de impermeabilización auto-adherible?

Se trata de un método específicamente utilizado para la impermeabilización de naves industriales con cubiertas en láminas. Es un sistema que no requiere de secado ni del uso de varias capas, cosa que lo convierte en un proceso muy avanzado, seguro, duradero e higiénico.

Para llevarlo a cabo, se aplica un manto prefabricado auto-adherible en rollo. Este manto tiene una capa viscosa inferior que se fija completamente a la superficie, una capa plástica intermedia que ayuda a que la resistencia del material sea óptima y un acabado de aluminio que refleja los rayos UV y aporta durabilidad al conjunto.

¿Cuánto tarda el proceso de impermeabilización?

El tiempo que se puede dedicar a impermeabilizar la superficie de una nave industrial depende del tamaño de la misma y del estado en el que se encuentre. No obstante, los pasos a seguir en la mayor parte de casos son:

  • Limpieza. Se retiran los restos de materiales y elementos de la superficie, como pueden ser polvo, fango, óxido, restos de pintura…

  • Sellado. Tras la limpieza, se añade un líquido impermeabilizante para que ayude a la adhesión del material auto-adherible.

  • Tapado de grietas. Es importante que se tapen todas las grietas y cualquier otro orificio por el que se pudiera filtrar el agua u otro tipo de materiales. Sobre todo, que sea de material auto-adherible o pasta impermeable.

  • Aplicado del manto auto-adherible. Se debe realizar una colocación precisa del material, poniendo especial atención a su correcta fijación sin que se produzcan burbujas de aire o arrugas.

Este es un proceso muy indicado para naves industriales de todo tipo y aporta una protección impermeable duradera y de la máxima calidad.

Si necesitas un servicio de impermeabilización de naves industriales, nosotros nos ocupamos de todo

Contactar

Contacta con nosotros

    Estoy interesado en...

    He leído y acepto el aviso legal y la política de privacidad.

    Autorizo el envío de información.

    Artículos relacionados